HORARIO DE ATENCIÓN DE 8:30 a 12:30 y de 15:30 a 19:30 hs

El hombre posee una escala de colores propia e infinita y en ellos puede expresar su humor, su propio temperamento, su imaginación y sus sentimientos y es influido por los colores en todos sus estados de ánimo.

 

El grado es una necesidad humana para distinguir o establecer categorías de experiencia, conocimiento, organización y destreza. Estas clasificaciones, categorías o grados se encuentran en todos los órdenes de la vida y en las artes marciales simboliza el ciclo de aprendizaje de una persona en las distintas etapas de la vida, convirtiéndose en un estímulo para perseverar en el camino del progreso y una recompensa al trabajo realizado y a la experiencia adquirida.

 

El hombre, ser social por naturaleza desea ser apreciado, respetado y admirado por sus semejantes, esta es la razón que impulsó a los maestros a establecer los grados, intuyendo que vendrían a ser un poderoso estímulo para la práctica y el progreso; pero el cinturón NO debe ser la única meta a conseguir, puesto que esta actitud nos impedirá profundizar y descubrir el verdadero valor de un entrenamiento serio y perseverante.

cinturon 10 costuras 2 vueltas

$1.002,00
cinturon 10 costuras 2 vueltas $1.002,00

El hombre posee una escala de colores propia e infinita y en ellos puede expresar su humor, su propio temperamento, su imaginación y sus sentimientos y es influido por los colores en todos sus estados de ánimo.

 

El grado es una necesidad humana para distinguir o establecer categorías de experiencia, conocimiento, organización y destreza. Estas clasificaciones, categorías o grados se encuentran en todos los órdenes de la vida y en las artes marciales simboliza el ciclo de aprendizaje de una persona en las distintas etapas de la vida, convirtiéndose en un estímulo para perseverar en el camino del progreso y una recompensa al trabajo realizado y a la experiencia adquirida.

 

El hombre, ser social por naturaleza desea ser apreciado, respetado y admirado por sus semejantes, esta es la razón que impulsó a los maestros a establecer los grados, intuyendo que vendrían a ser un poderoso estímulo para la práctica y el progreso; pero el cinturón NO debe ser la única meta a conseguir, puesto que esta actitud nos impedirá profundizar y descubrir el verdadero valor de un entrenamiento serio y perseverante.